Los anuncios de infraestructura de China en la Argentina han generado debates y controversias a lo largo de los últimos meses. Puntualmente, los planes de construcción de un puerto multipropósito en Río Grande, capital de la provincia de Tierra del Fuego, habían sido ratificados por un decreto del gobernador Gustavo Melella el pasado 31 de mayo, y posterior firma de un Memorándum de Entendimiento con la empresa china Shaanxi Chemical Group. 

Esta empresa china invertiría 1.250 millones de dólares en la provincia para construir una planta industrial con una capacidad anual de 600.000 toneladas de amoníaco sintético, 900.000 toneladas de urea y 100.000 toneladas de glifosato. Pero ambos proyectos se tornaron como motivo de preocupación para el sector ambientalista del país por el temor de derrames y la falta de protocolos de reparación y mitigación. En este contexto, la oposición y otros sectores denunciaron a Melella por “delitos contra la seguridad nacional”, y, posteriormente, el gobierno nacional  confirmó que el proyecto no se llevaría a cabo. 

Fuente: DW

Cabe destacar que años antes, puntualmente en 2009, la entonces gobernadora Fabiana Ríos ratificó un convenio con Pekín para un polo petroquímico y un puerto multiuso, también en Río Grande, pero este último fue rescindido por falta de informes sobre el impacto ambiental y la factibilidad del proyecto. Hoy en día, la cancelación del proyecto de puerto y polo industrial en Tierra del Fuego por parte de China reavivó generado estas preocupaciones en términos medioambientales como económicos.

Per además de la controversia en torno al puerto, se señaló como una preocupación la presencia de China en otros sectores de la infraestructura argentina, como el dragado de la Vía Navegable Troncal, la construcción de una nueva central nuclear (Atucha III), la construcción de represas en Río Gallegos y la explotación de litio en el norte del país, entre otras iniciativas. Asimismo, el gigante asiático también ha estado involucrado en intercambios tecnológicos y de investigación científica con Argentina en bases de investigación por ejemplo, como la Estación de Espacio Lejano en Bajada del Agrio, Neuquén, o la construcción de bases en la Antártida.

El investigador del CONICET y profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Rosario, Eduardo Daniel Oviedo, destacó en una reciente entrevista que China tiene presencia en puertos concesionados en Argentina, pero que también empresas multinacionales como Dreyfus (francesa), Cargill (estadounidense) y Nidera (holandesa y argentina) operan puertos en el país. Sin embargo, el experto puntualiza en que China podría exigir concesiones a largo plazo que afectarían la soberanía nacional. Además, Beijing ha sido tema de debate en otros tópicos, como la pesca ilegal y la sobreexplotación de recursos y prácticas ilegales en el Mar Argentino y en otras áreas de América del Sur.

Como leve conclusión, los anuncios de infraestructura de China en Argentina, incluyendo el proyecto de construcción de un puerto en Tierra del Fuego, han generado intensos debates y controversias en el país. La preocupación por los posibles riesgos medioambientales y la falta de protocolos de reparación y mitigación han llevado a la cancelación de este proyecto en particular, pero la presencia de China en otros sectores de la infraestructura argentina también es un hecho. 

Te puede interesar: Además de Argentina, Pakistán adopta el yuan como moneda para transacciones comerciales: ¿El fin de una era?

6 COMENTARIOS

  1. La Argentina necesita de inversiones extranjeras para su desarrollo. Si tanto les chupan el culo a los yankys donde están sus inversiones?Ellos dicen a todo que no pero no invierten un sorete en infraestructura

  2. Primero.china se ofreció a invertir en dos puertos.. ell primero es en Ushuaia. Capital de la provincia y asiento de la. Base naval Ushuaia. Ahí se está mudando la base naval a. Otra ubicación y aprovechando esa circunstancia se planteó hacer un nuevo puerto para logística de la Antártida china se ofreció a hacerlo con una inversión de 300 millones de dólares.
    Segundo. En Río grande. La petroquímica china ofreció montar la planta al norte de esta ciudad y hacer un puerto multipropósito en ese lugar con esa inversión de 1300 millones de dólares. Mismo proyecto de puerto y en el mismo lugar lo presento el grupo Caputo. Propietario de fabricas en esa ciudad. Cómo argentino y fueguino no veo problema que vengan los chinos. Necesitamos fuentes de trabajo que aprovechen los recursos naturales como el gas que hoy se quema.

  3. Es increíble. Causa “preocupación” cuando China invierte y se involucra en cuestiones en nuestro país, pero cuando vienen empresas “occidentales” a explotar nuestros recursos, la mayoría de las veces de forma leonina, no parece despertar “preocupaciones”. Por otra parte, ¿Quiénes son los preocupados? ¿Los eternos vendidos a los intereses de EEUU y sus socios europeos, que quieren la torta para ellos solos?. Los chinos no me despiertan simpatía ni confianza, pero tampoco EEUU y sus acólitos, los que nos han expoliado por décadas.

Dejá tu comentario