La visita del enviado de EE.UU. para el clima, John Kerry, a China ha ido más allá de las conversaciones sobre el calentamiento global, y Pekín ha dejado claro que espera que se realicen esfuerzos más amplios para mejorar las relaciones generales de ambas naciones.

Kerry se entrevistó el jueves con el viceprimer ministro Han Zheng y, posteriormente, con el jefe de la diplomacia china, Yang Jiechi, por videoconferencia.

Yang dijo a Kerry que Pekín estaba abierto al diálogo y a la cooperación, pero que Washington debía corregir sus “políticas erróneas” sobre China, según la lectura del Ministerio de Asuntos Exteriores chino.

Afirmó que las dos partes podrían “intensificar la comunicación, la coordinación y la cooperación en materia de cambio climático, control de pandemias y recuperación económica, entre una amplia gama de importantes cuestiones mundiales y regionales”, pero que la cooperación “debe ser bidireccional y mutuamente beneficiosa”.

Kerry dijo que Estados Unidos estaba dispuesto a intensificar el diálogo y la cooperación con China de forma mutuamente respetuosa, según la lectura china.

El ministro de Asuntos Exteriores, Wang Yi, había dejado claro el miércoles, en una llamada con Kerry, que cualquier cooperación en materia de cambio climático estaría inextricablemente ligada a la mejora de los lazos entre China y Estados Unidos.

“La cooperación chino-estadounidense en materia de cambio climático no puede separarse del sentimiento general de las relaciones chino-estadounidenses. Estados Unidos debería encontrarse con China a mitad de camino y tomar medidas positivas para impulsar las relaciones chino-estadounidenses”, dijo Wang. “La parte estadounidense quiere convertir la cooperación climática en un ‘oasis’ en las relaciones entre China y Estados Unidos. Pero si el oasis está rodeado de desierto, pronto se convertirá en ‘desierto'”.

El viaje de Kerry se produjo después de dos conversaciones telefónicas entre Wang y el Secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, en las dos últimas semanas, en las que Wang reiteró las exigencias de Pekín para que Washington abandone su enfoque hostil.

Durante la llamada con Kerry, Wang dijo que EE.UU. “debería dejar de ver a China como una amenaza y un oponente, y dejar de asediar y reprimir a China en todo el mundo”, según una lectura del Ministerio de Asuntos Exteriores chino. “En los últimos años, las relaciones chino-estadounidenses han sufrido un fuerte declive y graves dificultades. La razón es que EE.UU. ha cometido un gran error de apreciación estratégica de China”.

Wang dijo que esperaba que hubiera un “resultado constructivo” del viaje de Kerry.

Pekín también expuso sus tres “líneas básicas” durante la visita de Sherman, que fueron reiteradas por Wang en su conversación del miércoles con Kerry: que Estados Unidos no intente subvertir el modelo de gobierno de China, que no interfiera en Taiwán y que elimine las sanciones impuestas por motivos de derechos humanos.

Según el Departamento de Estado de EE.UU., Kerry aprovechó la reunión con Wang para pedir a China que haga más por reducir las emisiones. “El secretario Kerry afirmó que Estados Unidos sigue comprometido a cooperar con el mundo para hacer frente a la crisis climática, que debe abordarse con la seriedad y la urgencia que exige, y animó a la RPC a tomar medidas adicionales para reducir las emisiones”, dijo un portavoz.

Kerry, ex secretario de Estado con el presidente Barack Obama, se encuentra en su segunda visita a China en cinco meses como parte de los esfuerzos de Estados Unidos para convencer a Pekín de que acelere la reducción de las emisiones de carbono. Durante su estancia se espera que continúe las conversaciones con su homólogo en materia de clima, Xie Zhenhua, en Tianjin.

Te puede interesar: China instó a Estados Unidos a entablar la cooperación sobre cambio climático

Avatar photo
Equipo de redacción de Escenario Mundial. Contacto: info@escenariointernacional.com

Dejá tu comentario