Desde el viernes 17 de septiembre y hasta el domingo, cerca de 110 millones de ciudadanos rusos deberán concurrir a las urnas para elegir a los 450 representantes de la Duma o Cámara de los Diputados para los próximos cinco años. La mitad de los escaños se eligen mediante representación proporcional por lista de partidos y la otra mitad se elige en 225 distritos electorales uninominales mediante votación previa. Según los datos oficiales, más de 5.800 candidatos de 14 partidos, incluidos 10 aspirantes independientes, se postularon para competir.

Las legislativas fueron organizadas en tres días con el fin de minimizar los riesgos de contagio por Covid-19, aunque la oposición considera que puede ser aprovechado por el oficialismo para cometer fraude. Además, como en Rusia hay once franjas horarias distintas, los comicios empezaron primero en las remotas regiones orientales de Kamtchatka y Chukotka, cercanas a Alaska. En esta ocasión, no solo se celebran elecciones legislativas, sino también regionales y municipales en una decena de territorios rusos.

En las últimas semanas, trascendió la iniciativa de Alexei Navalny del “Voto inteligente”, que fue eliminada de las tiendas de Apple y Google el día en que la ciudadanía comenzó a emitir el sufragio en las elecciones parlamentarias. El trasfondo de la iniciativa fue unir a los votantes opositores en los 225 distritos electorales del país en contra de las fuerzas políticas oficialistas. De todos modos, el pretexto por parte de las autoridades rusas fue amenazar con multar a las dos empresas si se negaban a abandonar la aplicación, además de considerarla como una opción “extremista” y fruto de injerencias occidentales.

Vladimir Milov, opositor político al gobierno afirmó a DW que “Navalny es visto por el Kremlin como un verdadero peligro porque tiene la capacidad de movilizar a los ciudadanos a través de internet”.

A su vez, a pesar de las acusaciones de censura, el descontento social y un bajo nivel de popularidad de Rusia Unida, alcanzando mínimos históricos desde que Vladimir Putin está en el poder, se espera que el partido de gobierno mantenga el control en la Duma.

Haremos todo lo posible para que el proceso electoral tenga lugar de manera abierta y transparente”, así lo aseguró Inga Irinina, responsable de la comisión electoral en Petropavlovsk-Kamtchatski, capital de la península de Kamtchatka.

Por su parte, el presidente ruso, Vladimir Putin, pidió la víspera de los comicios a sus conciudadanos que mostraran “patriotismo”, en un video publicado en la página del Kremlin durante la noche del miércoles al jueves.

Cuento con su sentido ciudadano de la responsabilidad, de la sensatez y del patriotismo”, añadió en una llamada hecha en un momento en que se encuentra aislado, tras detectarse un foco de decenas de casos de covid-19 en su entorno.

Oposición marginada

Los partidarios de la oposición planeaban hacer de los comicios a la Duma su principal objetivo después de que los contendientes respaldados por Navalni ganaran las elecciones al concejo municipal en Siberia, el año pasado. Sin embargo, la mayoría de los candidatos más críticos con Putin no pudieron presentarse en una votación que se produce tras meses de represión contra la oposición. La serie de perjuicios comenzó en enero con la detención del opositor Alexéi Navalni, arrestado tras regresar a Rusia después de haber sido tratado en Alemania por un envenenamiento, del que se acusa al Kremlin.

El propio Navalni instó el miércoles a los electores a apoyar a los candidatos del Partido Comunista. Esto se fundamenta en el hecho de que suelen ser los representantes opositores mejor posicionados para desbancar a los de Rusia Unida, el partido de Putin.

Por su parte, el Comité de Investigación ruso indicó el jueves que abrió una investigación sobre once personas, para las que pedirá su encarcelación. Están acusadas de alentar desde la aplicación de mensajería Telegram a que haya “altercados masivos” durante las elecciones.

Hay que tener presente que la represión también se ha extendido a los medios de comunicación independientes, a menudo financiados con subvenciones de organizaciones occidentales. En ese sentido, se los etiquetó como “agentes extranjeros“, al igual que ONG como Golos, el monitor electoral cuyos informes de fraude generalizado ayudaron a provocar grandes protestas contra el regreso de Putin al Kremlin en 2011. Esa ocasión coincidió con el momento que Navalni instó a sus partidarios a votar en contra. los “delincuentes y ladrones” en Rusia Unida.  

En lo que refiere al partido en gobierno, que controla tres cuartas partes del parlamento saliente y apoya sin rechistar las políticas del Kremlin, obtendría de acuerdo a sondeos menos del 30% de los sufragios. Esto refleja de manera contundente la impopularidad creciente del gobierno, salpicado por casos de corrupción y una disminución del nivel de vida. Lo que es más, Vladimir Putin no ha hecho campaña directamente, y pasará las elecciones en autoaislamiento después de estar expuesto a ayudantes que se enfermaron con Covid-19.

Sin embargo, producto de los obstáculos a la oposición para presentarse y a los partidos en su intención de competir en estas elecciones, Rusia Unida se mantiene como beneficiada para imponerse. Además, el objetivo primordial del presidente, dicen los analistas, es demostrar que no puede haber alternativa a su liderazgo. El año pasado, Putin cambió la constitución para permitirle extender su gobierno potencialmente hasta 2036, aunque no ha dicho si planea postularse nuevamente.

De todos modos, el problema para Rusia Unida es si el sentimiento patriótico puede triunfar sobre los inconvenientes económicos que envuelven la realidad del país. Según fuentes oficiales, los ingresos reales han bajado un 11 por ciento desde que Rusia anexó Crimea en 2014, mientras que 20 millones de personas, una séptima parte de la población, viven por debajo del umbral de pobreza. Asimismo, no se puede obviar el hecho de que Rusia también ha luchado por controlar la subida de los precios de los alimentos en medio de una inflación creciente y una mayor demanda de China.

Te puede interesar: Reunión bilateral entre el presidente de Siria, al-Assad, y el presidente de Rusia, Vladimir Putin

Avatar photo
Licenciado en Ciencia Política en la UBA. Personal de Gestión (Gerencia de Recursos Humanos) en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

Dejá tu comentario