El Reino Unido ha pospuesto por segunda vez la introducción de controles sobre las importaciones de la Unión Europea, y ahora prevé que no estarán totalmente en vigor hasta el 1 de julio de 2022.

Aunque Gran Bretaña abandonó el mercado único de la UE a finales del año pasado, el Gobierno británico escalonó la introducción de los controles sobre bienes importados, como los alimentos, para permitir que las empresas se adaptaran, en contraste con Bruselas, que los puso en marcha inmediatamente.

El ministro británico del Brexit, David Frost, anunció el martes que las declaraciones y controles aduaneros completos se introducirán ahora el 1 de enero de 2022, en lugar del 1 de octubre.

Los certificados sanitarios para la exportación, que también debían presentarse el mes que viene, no se exigirán ahora hasta el 1 de julio de 2022, junto con los certificados fitosanitarios y los controles físicos de alimentos frescos y plantas en los puestos de control fronterizos.

Las declaraciones y controles aduaneros completos se introducirán el 1 de enero de 2022, como se había anunciado anteriormente, aunque las declaraciones de seguridad y protección no se exigirán ahora hasta el 1 de julio de 2022.

Frost dijo que los retrasos son necesarios porque la pandemia de coronavirus y las presiones de la cadena de suministro mundial han afectado al sector agroalimentario en particular y han causado escasez de ciertos productos en el Reino Unido.

AP

“Queremos que las empresas se centren en su recuperación de la pandemia en lugar de tener que lidiar con nuevos requisitos en la frontera, por lo que hemos establecido un nuevo calendario pragmático para la introducción de controles fronterizos completos”, dijo Frost.

Un alto funcionario del gobierno irlandés en Dublín dijo a POLITICO que el retraso en la aplicación de los controles fronterizos en los puertos británicos sería bien recibido por todos los exportadores de Irlanda e Irlanda del Norte. Gran Bretaña es el principal mercado para el sector agroalimentario irlandés, especialmente para la carne de vacuno y los productos lácteos.

“No es una sorpresa. Preveíamos muchas fricciones a la hora de introducir las mercancías sin problemas en Gran Bretaña y estábamos haciendo todo lo posible para garantizar que nuestras principales empresas agroalimentarias estuvieran preparadas para cumplir los nuevos requisitos de notificación previa y certificado sanitario de exportación”, señalaron. “Pero, no obstante, esperábamos que se produjeran confusiones y retrasos en los puntos de entrada británicos, dada la evidencia anecdótica de que los preparativos y los sistemas del Reino Unido aún no estaban listos”.

El funcionario añadió: “Cuando estos nuevos requisitos entren en vigor el 1 de enero -si es que entran en vigor entonces- las autoridades y las empresas irlandesas deberán estar aún más preparadas.”

El viceprimer ministro irlandés, Leo Varadkar, dijo la semana pasada, tras las conversaciones con el ministro británico de la Oficina del Gabinete, Michael Gove, que esperaba que los retrasos siguieran adelante, pero la industria británica pareció verse sorprendida por el anuncio del Gobierno.

El grupo de presión Food and Drink Federation dijo que muchos fabricantes estarían “consternados por la tardanza de este cambio sustancial”.

El director ejecutivo, Ian Wright, añadió en un comunicado: “Las empresas han invertido mucho tiempo y dinero en prepararse para el nuevo régimen de importación del 1 de octubre de 2021. Ahora, a tan solo 17 días, se ha tirado de la manta”.

Wright dijo que los funcionarios habían asegurado a su grupo “tan recientemente como ayer” que los controles “se aplicarían según lo previsto.”

Te puede interesar: El Reino Unido extiende el acuerdo con Irlanda del Norte sobre el Brexit

Dejá tu comentario