Durante la semana pasada, las discusiones a ambos lados del Atlántico han estado dominadas por perspectivas contrastantes sobre el desempeño en el debate del presidente estadounidense Joe Biden y los comentarios provocativos del expresidente Donald Trump, puntualmente sobre el papel global de Estados Unidos y su posición respecto a la seguridad en Europa. 

Lo cierto es que los recientes comentarios del expresidente Trump reavivaron los debates sobre su postura de política exterior, la cual reafirma que, bajo su liderazgo, las acciones de Rusia en Ucrania podrían haberse adelantado. Esta declaración, aunque carecía de detalles, mostraba una firme opinión sobre Kiev y la seguridad europea, junto a la participación de Estados Unidos en los asuntos de seguridad del continente. 

La mirada de Trump muestra un gran escepticismo hacia la eficacia de la OTAN junto a la cuestión del gasto en defensa, que dentro o fuera de los Estados Unidos ha suscitado controversia. El ex mandatario ha sido contundente en múltiples ocasiones en afirmar que los aliados de la OTAN que no cumplan con sus obligaciones financieras podrían no recibir protección estadounidense, lo que demuestra un alejamiento del consenso tradicional de la política exterior estadounidense.

Polarización en las opiniones

A pesar de la retórica de Trump, encuestas recientes indican un apoyo firme entre los estadounidenses a las alianzas militares como la europea. Por ejemplo, una encuesta del Consejo de Chicago reveló que una mayoría significativa favorece el fortalecimiento o la expansión de las alianzas estadounidenses, lo que refleja una creencia de larga data en su efectividad para lograr los objetivos de política exterior.

No obstante, también existe una división notable entre republicanos que han sido “influenciados” por los puntos de vista de Trump, mostrando escepticismo hacia la relevancia de la alianza. Esta postura está demarcada por aquellos que prefieren “aprovechar los compromisos estadounidenses” y defender el gasto en aliados que efectivamente necesiten el apoyo norteamericano, antes que motivar un mayor gasto en defensa “innecesario”. 

Business Insider

Mientras los líderes de la OTAN se reúnen en Washington para conmemorar el 75 aniversario de la alianza, la polarización dentro de la política estadounidense con respecto a las alianzas genera preocupación. Si bien el apoyo general a la OTAN sigue siendo sólido, la creciente divergencia entre las líneas partidistas puede afectar las futuras decisiones de política exterior de EE.UU.

Sin embargo, las posturas de gran parte de los republicanos -observando también las elecciones próximas y su influencia en el electorado- denotan que existe un marcado debate sobre el papel de Estados Unidos en las alianzas internacionales, el cual persiste en medio de contextos políticos cambiantes. Por lo pronto, las alianzas de seguridad colectiva como la OTAN enfrentan nuevos desafíos, además de que la evolución de las percepciones dentro de los Estados Unidos sobre su pertenencia y participación, por lo que prestar atención a estas elecciones es cruciales considerando que el resultado de estos debates puede llegar a dar forma al futuro de la cooperación en seguridad global.

Te puede interesar: Trump, Zelenski y el “fin” de la guerra

Redacción
Equipo de redacción de Escenario Mundial. Contacto: info@escenariointernacional.com

Dejá tu comentario