El gobernador de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, ha dado un guiño al proyecto de China para construir un puerto “multipropósito” en la provincia. Sin embargo, la decisión final recae en el gobierno nacional, que aún no ha manifestado una posición clara al respecto.

El ministro de Economía, Sergio Massa, acaba de regresar de un viaje a China, lo que podría traer definiciones sobre el tema. Además, analistas y funcionarios señalan el interés chino en acercarse a la Antártida.

Los detalles del documento

El gobernador Melella firmó el decreto provincial 3312/22 para autorizar la construcción de la base naval y lo remitió a la presidenta de la Legislatura de Tierra del Fuego, Mónica Urquiza, para su tratamiento por parte de los diputados. El proyecto se firmó con la empresa estatal china Shaanxi Chemical Industry Group Co. Ltd.

El memorándum firmado entre Tierra del Fuego y China establece la construcción de una terminal portuaria polivalente, así como una planta química con capacidad de producción anual de amoníaco sintético, urea y glifosato. También se menciona la construcción de una terminal portuaria multipropósito con un recinto interno para embarcaciones de hasta 20,000 toneladas y una central eléctrica de 100MW.

El gobierno chino argumenta que eligió Tierra del Fuego porque está ubicada en el extremo sur de Sudamérica, es rica en recursos de gas natural y es una de las nuevas potencias industriales de Argentina, especialmente en el ámbito tecnológico.

El problema de la Antártida

Es importante señalar que el interés de China en la Antártida no está incluido en el memorándum, pero diversos analistas y líderes políticos reconocen que China lleva años mostrando interés en el continente blanco. China está interesada en desarrollar su estrategia de flota pesquera en el Atlántico Sur debido a la riqueza marina y también está proyectando su estrategia antártica, ya que cuenta con al menos cuatro bases en la Antártida.

A pesar del impulso del gobernador Melella, algunas fuentes del gobierno nacional consideran que este acuerdo es “inviable”. Las diferencias geopolíticas y políticas dentro del Frente de Todos también influyen en la situación, ya que algunos acusan al presidente Alberto Fernández y al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, de “boicotear” los acuerdos con China. Aunque el canciller salió a negarlo, desde el kirchnerismo reconocen que esta situación genera tensiones entre Cristina Kirchner y el presidente.

Es importante destacar que es el gobierno nacional el encargado de otorgar las autorizaciones finales para la construcción de puertos en Argentina. El reciente viaje del ministro de Economía, Sergio Massa, a China podría brindar definiciones más concretas sobre este proyecto.

Te puede interesar: Latinoamérica y China fortalecen la cooperación frente a la hegemonía de Estados Unidos

Dejá tu comentario