Recientemente, el Gobierno de Estonia dió instrucciones a los ministerios para que determinen su posición sobre la introducción de una zona contigua dentro de un mes, lo que permitirá al país aplicar sus leyes y detener a los infractores en una zona marítima más amplia. La instrucción se dio con base en los resultados obtenidos en una discusión de este tema en la reunión de gabinete que se llevó a cabo el pasado 12 de enero, a propuesta del Ministerio de Relaciones Exteriores.

En este sentido, la introducción de una zona contigua permite verificar el cumplimiento de la legislación de Estonia dentro de las 24 millas náuticas a partir de la línea de base del mar territorial del país. Según afirmó el ministro de Relaciones Exteriores, Urmas Reinsalu, esto tendría un impacto positivo tanto en la seguridad de Estonia así como en la protección del medio ambiente, los sitios arqueológicos e históricos que se encuentran en el mar.

En línea a esto, el docente de la ERR. en la Facultad de Derecho de la Universidad de Tartu e investigador del Centro Noruego de Derecho Marítimo, Alexander Lott, explicó que: “Una zona contigua es una zona marítima adyacente a un mar territorial, que puede ser establecida por el derecho interno, y donde el Estado ribereño tiene derecho a ejercer control, así como a sancionar las diversas violaciones de sus actos jurídicos”, y agregó,“la introducción de la zona contigua es importante para los intereses económicos y de seguridad, así como para los intereses relacionados con la protección de los bienes culturales”.

Asimismo, Alexander Lott sostuvo que el derecho del Estado a ejercer su autoridad en la zona contigua también se extiende a las cuestiones aduaneras y tributarias, así como, por ejemplo, las normas sanitarias y migratorias y la recuperación de diversos elementos encontrados en el fondo del mar.

Por su parte, Kristi Land, Directora de la Oficina de Derecho Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores, también señaló que la zona contigua pasará a convertirse en una zona marítima adicional controlada por la República de Estonia y que se extendería más allá del mar territorial de 12 millas. A su vez añadió: “Habiendo considerado las diversas oportunidades que la Convención internacional sobre el Derecho del Mar ofrece adicionalmente a los Estados ribereños, consideramos que en la actual situación de seguridad y en una situación en la que nosotros, como Estado ribereño, queremos tener más control en el Báltico Sea, es la introducción de una zona contigua que permitiría a Estonia monitorear el cumplimiento de sus normas legales en materia aduanera y fiscal, inmigración, sanidad, así como la protección de los objetos arqueológicos”. 

Buque de la guardia fronteriza “General Kurwitz”.Autor:Serguéi Stepanov / ERR.

Finalmente, la introducción de una contigua, permitirá al país que aquellos infractores puedan ser perseguidos más allá de la orilla. Tal como lo explica Alexander Lott, experto en derecho del mar: “El derecho a perseguir se refiere a situaciones en las que un Estado ribereño comienza a perseguir una embarcación que ya ha salido del mar territorial del Estado ribereño y está intentando llegar a aguas internacionales. Si un Estado ribereño tiene una zona contigua, puede perseguir a ese buque en una situación en la que el buque ya haya salido del mar territorial y hacerlo dentro de su zona contigua de 12 millas.Y este derecho de enjuiciamiento puede extenderse hasta la zona económica exclusiva de otro estado, es decir, en sentido figurado, más allá de las fronteras estatales”. 

De igual manera, la zona adyacente también afectará a la aplicación de sanciones. Alexander Lott sostuvo que: “Absolutamente.la zona contigua está destinada principalmente a la introducción de tales medidas. Es decir, controlar las embarcaciones que de alguna manera violen las leyes aduaneras o tributarias del Estado ribereño.La zona contigua es la forma más efectiva de llamarlos al orden”. Por lo que, según el experto en derecho del mar, se presume que puede ser el motivo oculto de la medida. 

El ancho de la zona contigua variará hacia el norte y el oeste. En este punto, tanto Alexander Lott como la Directora de la Oficina de Derecho Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores explicaron que “en el Golfo de Finlandia, Estonia y Finlandia han establecido el límite de su mar territorial de tal manera que queda una zona de libre navegación de tres millas náuticas de ancho a ambos lados de la línea que separa la bahía”.

Y por último, un movimiento similar por parte de Finlandia sería bienvenido según los expertos. Según Lott, dado que Finlandia, a diferencia de Suecia, Dinamarca y Alemania, no ha introducido una zona contigua, con la excepción de una pequeña extensión de la zona aduanera de dos millas náuticas, “sería bueno que el vecino del norte también previera una zona contigua. zona, aunque Estonia no puede influir en la decisión correspondiente de Finlandia”.

“Lo que Finlandia decide hacer, por supuesto, es su decisión soberana, y Estonia no puede influir en ella de ninguna manera.Pero, por supuesto, sería muy bienvenido si Finlandia y Estonia decidieron introducir una zona contigua en el marco de la cooperación transfronteriza” sostuvo.

Te puede interesar: Israel y Líbano firman un acuerdo “histórico” sobre sus fronteras marítimas

Avatar photo
Equipo de redacción de Escenario Mundial. Contacto: info@escenariointernacional.com

Dejá tu comentario