El próximo 16 de noviembre, la NASA se prepara para su próximo intento de lanzamiento del Artemis 1 luego de una evaluación de daños reciente, donde se concluyó que la masilla suelta en la nave espacial Orion no representaba un riesgo significativo. La noticia fue notificada luego de la sesión informativa de los gerentes de la NASA el pasado lunes, quienes afirmaron que continuaban con los preparativos para el lanzamiento programado para la 1:04 a.m del 16 de noviembre al comienzo de una ventana de dos horas. 

Mientras que las previsiones meteorológicas proyectan un 90% de posibilidades de “condiciones aceptables para el lanzamiento”, hasta hace unos días el mismo estaba en pausa debido a dos problemas principales. Uno de los problemas involucró un conector eléctrico para el umbilical del mástil de servicio de cola de hidrógeno en la plataforma de lanzamiento, que mostró transitorios cuando se encendió, donde los técnicos habían cambiado un cable en el sistema durante la noche. El segundo problema fue que había material suelto, llamado silicona vulcanizada a temperatura ambiente o RTV, en la nave espacial Orion. Ese material es como un tipo de masilla que sella una brecha entre el módulo de tripulación de Orion y su sistema de aborto de lanzamiento, y la soltura del material generó preocupaciones de que podrían desprenderse más durante el vuelo.

En el centro de esta imagen de la nave espacial Orion en la plataforma del Centro Espacial Kennedy se ve una sección de RTV, o masilla, dañada. Los gerentes de la NASA concluyeron que el riesgo de que se desprenda más material RTV en vuelo era aceptable. Fuente: NASA

El gerente de la misión Artemis 1 de la NASA, Mike Sarafin, afirmó en la sesión informativa que “necesitábamos un poco más de tiempo para revisar nuestra lógica de vuelo” y que estuvieron de acuerdo “en que el riesgo estaba limitado por los peligros actuales”. Además, añadió que, sin capacidad para reparar o quitar el material RTV mientras el vehículo estaba en la plataforma, la agencia aceptaba el riesgo de que pudiera desprenderse más material durante el lanzamiento y golpear otros componentes del vehículo porque “se sienten cómodos volando tal como están”. 

En gran parte, los temores es que se desprenda más de este material RTV durante una fase breve del vuelo porque el sistema de lanzamiento espacial acelera de Mach 2 a Mach 3,5, y la densidad atmosférica todavía es lo suficientemente alta en esa fase como para que cualquier material que se desprenda se ralentice, por lo que crea un impacto más fuerte y podría golpear una parte del vehículo. Por el momento la NASA continúa estudiando cómo se desprendió el RTV durante los vientos del huracán (motivo principal). 

NASA

El subdirector del programa de Exploration Ground Systems de la NASA, Jeremy Parsons, declaró: “Sabemos que tenemos redundancia en estas otras mediciones y todavía estamos bien para el lanzamiento. La recomendación unánime del equipo es que estábamos en una buena posición para seguir adelante y continuar con la cuenta regresiva del lanzamiento”. Por lo pronto, ni Sarafin ni Parsons no informaron de otros problemas con el vehículo en la sesión informativa.

Te puede interesar: La NASA retrasa hasta nuevo aviso el lanzamiento del cohete Artemis 1 a la Luna

Avatar photo
Equipo de redacción de Escenario Mundial. Contacto: info@escenariointernacional.com

Dejá tu comentario