La OPEP+ parece dispuesta a realizar profundos recortes en sus objetivos de producción de petróleo cuando se reúna el miércoles, para frenar la oferta en un mercado ya de por sí tenso, a pesar de las presiones de Estados Unidos y otros países para bombear más.

El posible recorte de la OPEP+ podría impulsar una recuperación de los precios del petróleo, que han caído a unos 90 dólares desde los 120 de hace tres meses, debido a los temores de una recesión económica mundial, el aumento de los tipos de interés en Estados Unidos y la fortaleza del dólar.

La OPEP+, que incluye a Arabia Saudí y Rusia, está trabajando en recortes de entre 1 y 2 millones de barriles diarios.

Estados Unidos está presionando a la OPEP para que no proceda a los recortes argumentando que los fundamentos no los apoyan.

No está claro si los recortes podrían incluir reducciones voluntarias adicionales por parte de miembros como Arabia Saudí o si los recortes podrían incluir la subproducción existente del grupo.

La OPEP+ se quedó a unos 3,6 millones de barriles diarios de su objetivo de producción en agosto.

Estados Unidos se opone

“El aumento de los precios del petróleo, si es impulsado por considerables recortes de producción probablemente irritaría a la Administración de Biden antes de las elecciones de mitad de mandato en Estados Unidos”, dijeron los analistas.

“Podría haber más reacciones políticas por parte de EE.UU., incluyendo liberaciones adicionales de reservas estratégicas junto con algunos comodines, incluyendo un mayor fomento de un proyecto de ley de la OPEP”, dijo Citi, en referencia a un proyecto de ley antimonopolio de EE.UU. contra la OPEP.

JP Morgan también dijo que esperaba que Washington pusiera en marcha contramedidas liberando más reservas de petróleo.

Arabia Saudí y otros miembros de la OPEP+ -que agrupa a la Organización de Países Exportadores de Petróleo y a otros productores, incluida Rusia- han dicho que buscan prevenir la volatilidad en lugar de apuntar a un precio del petróleo concreto.

El crudo Brent de referencia cotizó plano, por debajo de los 92 dólares por barril, el miércoles, después de haber subido el martes.

La guerra como telón

Occidente ha acusado a Rusia de militarizar la energía, creando una crisis en Europa que podría desencadenar un racionamiento de gas y electricidad este invierno.

Moscú acusa a Occidente de convertir en armas el dólar y los sistemas financieros como el SWIFT en represalia por el envío de tropas rusas a Ucrania en febrero.

Parte de la razón por la que Washington quiere que bajen los precios del petróleo es para privar a Moscú de sus ingresos petroleros, mientras que Arabia Saudí no ha condenado las acciones de Moscú.

Las relaciones han sido tensas entre el reino y la administración de Biden, que viajó a Riad este año, pero no consiguió ningún compromiso firme de cooperación en materia de energía.

“La decisión es técnica, no política”, dijo a la prensa el ministro de Energía de los Emiratos Árabes Unidos, Suhail al-Mazroui.

“No la utilizaremos como una organización política”, dijo, añadiendo que la preocupación por la recesión mundial sería uno de los temas clave.

El viceprimer ministro ruso Alexander Novak, que fue incluido la semana pasada en la lista de ciudadanos especialmente designados por Estados Unidos, también llegó a Viena. No está sometido a sanciones de la UE.

Te puede interesar: Aumentan las exportaciones de petróleo en Venezuela

Avatar photo
Equipo de redacción de Escenario Mundial. Contacto: info@escenariointernacional.com

Dejá tu comentario