Imran Khan fue removido de su cargo como Primer Ministro de Pakistán a través de una moción de censura en el marco de una gran tensión política y social.

Mientras el malogrado político acusa una conspiración desde Estados Unidos que motivó su caída, ahora está en manos de la Asamblea Nacional la composición de un nuevo gobierno.

En el marco de crisis internas en su gestión y un gobierno con baja aprobación, el dirigente no logró sostenerse en el cargo tras el mencionado proceso.

La oposición vitoreó la caída de Khan y propuso como nuevo PM a Shehbaz Sharif, quien actualmente encabeza la Liga Musulmana.

Te puede interesar Pakistán: ¿Al borde de una nueva crisis política?

1 COMENTARIO

Dejá tu comentario