Junto a los misiles más grandes de Corea del Norte, el líder Kim Jong Un dijo que el desarrollo armamentístico de su país es necesario frente a las políticas hostiles de Estados Unidos y a la concentración militar de Corea del Sur, según informaron el martes los medios estatales.

Pyongyang sólo estaba aumentando su ejército en defensa propia y no para iniciar una guerra, dijo Kim en un discurso en la Exposición de Desarrollo de Defensa el lunes, según un informe de la agencia estatal de noticias KCNA.

Kim hizo estas declaraciones de pie junto a una variedad de armas, incluidos los misiles balísticos intercontinentales (ICBM) del país, según mostraron las fotos del periódico del partido gobernante Rodong Sinmun. Entre ellos estaba el Hwasong-16, el mayor ICBM de Corea del Norte, presentado en un desfile militar en octubre de 2020, pero que aún no ha sido probado.

“No estamos discutiendo la guerra con nadie, sino para prevenir la propia guerra y aumentar literalmente la disuasión bélica para la protección de la soberanía nacional”, dijo, añadiendo que el principal enemigo de Corea del Norte es “la propia guerra”.

Las dos Coreas han emprendido una acelerada carrera armamentística, con ambas partes probando misiles balísticos de corto alcance cada vez más avanzados y otros equipos.

Corea del Sur ha probado recientemente su primer misil balístico lanzado desde un submarino, tiene previsto construir nuevos e importantes armamentos, como portaaviones, y ha comprado cazas furtivos F-35 de fabricación estadounidense.

Corea del Norte ha seguido adelante con su programa de misiles y, según los analistas, ha iniciado una importante ampliación de su principal reactor nuclear, utilizado para producir combustible para bombas nucleares.

Estados Unidos ha dicho que está dispuesto a mantener conversaciones diplomáticas en cualquier momento con Corea del Norte. Pyongyang ha dicho que no está interesado mientras Washington mantenga políticas como las sanciones y las actividades militares en Corea del Sur.

Las afirmaciones de Estados Unidos de que no tiene sentimientos hostiles hacia Corea del Norte son difíciles de creer ante sus continuos “juicios y acciones equivocadas”, dijo Kim, sin dar más detalles.

Se espera que el asesor de seguridad nacional de Corea del Sur, Suh Hoon, se reúna con su homólogo estadounidense Jake Sullivan en Washington el martes para hablar de Corea del Norte.

Cuando llegó a Washington el lunes, Suh dijo a los periodistas que planeaba discutir la propuesta del presidente Moon Jae-in para una declaración formal que ponga fin a la Guerra de Corea de 1950-1953 -que terminó en un armisticio, no en un tratado de paz formal- y para una posible flexibilización de las sanciones a Corea del Norte, informó la agencia de noticias Yonhap.

La semana pasada, las dos Coreas restablecieron las líneas telefónicas directas que el Norte cortó hace meses, y Pyongyang instó a Seúl a redoblar sus esfuerzos para mejorar las relaciones tras criticar lo que calificó de doble rasero sobre el desarrollo de armamento. 

Los esfuerzos “irrestrictos y peligrosos” de Corea del Sur para fortalecer su ejército están “destruyendo el equilibrio militar en la península coreana y aumentando la inestabilidad y el peligro militar”, dijo Kim en su discurso del lunes.

“Con el absurdo pretexto de reprimir nuestras amenazas, Corea del Sur ha expresado abiertamente su deseo de aventajar a nuestro poderío militar en varias ocasiones”, añadió.

Te puede interesar: Corea del Norte y Corea del Sur reabren sus líneas directas para fortalecer sus relaciones

Dejá tu comentario