El pasado domingo, luego de años de relaciones con su máximo oponente Taiwán, Honduras estableció lazos diplomáticos con China luego de firmar un comunicado conjunto en Beijing. Lo que fue calificado como “la elección correcta” según el Ministerio de Relaciones Exteriores de China, para muchos sepultó a Taiwán, que ahora es solo reconocido por 13 Estados soberanos promoviendo su aislamiento en el sistema internacional. 

Según Qin Gang, líder de la cartera de asuntos exteriores, el establecimiento de estos lazos demostró que adherirse a la política de “una sola China” está “ganando el corazón de la gente” y es “la tendencia general”. “Informamos con severidad a las autoridades de Taiwán que participar en actividades separatistas por la independencia de Taiwán va en contra de la voluntad y los intereses de la nación china y en contra de la tendencia de la historia, y está condenado a un callejón sin salida”, destaca el gigante asiático, mientras que Honduras declara en consonancia que su gobierno “reconoce una sola China en el mundo” y que Beijing “es el único gobierno legítimo que representa a toda China”.

NPR

El gobierno hondureño también destacó que “Taiwán es una parte inalienable del territorio chino y, a partir de hoy, el gobierno hondureño ha informado a Taiwán sobre la ruptura de relaciones diplomáticas, comprometiéndose a no tener ninguna relación o contacto oficial”. Cabe destacar que China reitera que la isla es parte de su territorio, por lo que suele rechazar a aquellos países que mantienen vínculos formales con Taiwán y suele amenazar con represalias contra quienes profundizan el contacto. Sin embargo, la batalla diplomática entre ambos países tiene sus orígenes desde la guerra civil en 1949, aunque los gobiernos contínuos del líder Xi Jinping han promovido aún más estas diferencias. 

Asimismo, China ha sabido “ganarse el corazón” de diversos países, como es ahora el caso de Honduras, a través de invertir miles y millones de dólares en proyectos de infraestructura y capacidades, entre otros. Principalmente ocurre en Estados de América Latina y el continente africano, donde esa inversión se ha traducido en una promoción del poder de China y un apoyo inimaginable de los países destinatarios de las sumas de dinero chinas. En Honduras, por ejemplo, China habría invertido en la construcción de un proyecto de represa hidroeléctrica en el centro del país con alrededor de 300 millones en financiamiento.  

La respuesta de Taiwán 

En este contexto, el ministro de Relaciones Exteriores de Taiwán, Joseph Wu, declaró en una conferencia de prensa que su país había terminado sus relaciones con Honduras para “salvaguardar su soberanía y dignidad”. Según el diplomático, la presidente hondureña, Xiomara Castro, siempre tuvo una cierta “fantasía” sobre China, y se encontraban planteando cambiar sus lazos diplomáticos antes de las elecciones presidenciales del 2021. 

Según Wu, las relaciones entre Taiwán y Honduras alguna vez fueron estables, pero “el gobierno de Castro desestimó la asistencia y las relaciones de larga data de nuestra nación y llevó a cabo conversaciones para formar lazos diplomáticos con China”, agregando que su gobierno “se siente dolido y arrepentido”. En consonancia, la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, dijo que su gobierno “no se involucraría en una competencia sin sentido de diplomacia del dólar con China” ya que durante los últimos años “China  ha utilizado persistentemente varios medios para reprimir la participación internacional de Taiwán, intensificar la intrusión militar y perturbar la paz y la estabilidad en la región”. 

Noti Bomba

Hace dos semanas aproximadamente, el gobierno hondureño solicitó 2.450 millones de dólares a Taiwán para construir un hospital y una represa pero también cancelar deudas; por esta razón, Wu cree que Honduras comparó sus propuestas con las de China. Y es que muchos de los países con los que Taiwán todavía tiene lazos diplomáticos (la mayoría del Caribe y el Pacifico Sur), fueron producto de ayuda financiera y técnica por parte de la isla en las décadas de 1980 y 1990. 

Por lo pronto, Tsai comenzará un viaje de diez días el próximo miércoles con escalas en Guatemala y Belice, además de detenerse en Nueva York y Los Ángeles. Aunque no se conoce el motivo principal de las visitas de la mandataria, se cree que surge como respuesta al accionar hondureño con China, buscando “resaltar y cuidar” la amistad con los dos países latinoamericanos. 

Te puede interesar: Putin: Rusia y China no han creado una alianza militar

Dejá tu comentario