Pedro Castillo fue destituido y detenido tras anunciar sorpresivamente la disolución del Congreso de Perú. La decisión le costó el apoyo de algunos legisladores al enfrentar un tercer intento de destitución promovido por la oposición.

El Congreso de Perú aprobó este martes con 101 votos la destitución del presidente, quien horas antes había disuelto el cuerpo, en una decisión que provocó la renuncia de los ministros de su gabinete y que fue denunciada como un autogolpe de Estado.

Efectivos de la policía nacional detuvieron a Castillo, quién había llegado a la Prefectura a pedir garantías.

Tanto las Fuerzas Armadas como la Policía Nacional advirtieron que no acataran ningún acto contrario al orden constitucional, horas después de que el mandatario tomara la decisión de disolver el Congreso.

“Cualquier acto contrario al orden constitucional establecido, constituye una infracción a la Constitución y genera el no acatamiento por parte de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional del Perú“, señaló el CCFFAA en un comunicado.

Se llamó a una sesión especial para la jura de la actual vicepresidente, Dina Boluarte, como nueva mandataria en el país.

Te puede interesar: Pedro Castillo ordenó disolver el Congreso y decreta un Gobierno de excepción en Perú

Avatar photo
Equipo de redacción de Escenario Mundial. Contacto: info@escenariointernacional.com

1 COMENTARIO

Dejá tu comentario