El pasado miércoles 16 de noviembre, en el marco de la edición 2022 de la Cumbre del Clima COP27 que se lleva a cabo en la ciudad egipcia de  Sharm el Sheij, el presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, se convirtió en el protagonista de una aparición que celebra el regreso del país latinoamericano al foro del consenso climático global y en donde se espera que el mandatario de izquierda reafirme y profundice sus compromisos climáticos. Además, propuso organizar la 30ª Conferencia del Clima de la ONU, en el año 2025, en la Amazonía brasileña.

Desde el lunes, la reunión se encuentra en un punto de enredo con negociaciones en contrarreloj para llegar a un acuerdo “significativo” antes de la fecha de cierre oficial del evento el próximo viernes.
Fuente: Euronews.

Durante su primera intervención en la COP27, Lula realizó una serie de declaraciones entre las cuales afirmó que plantea al Secretario General de Naciones Unidas, Antonio Guterres, la propuesta de realizar la próxima reunión climática anual en la Amazonia brasileña. Y según detalló, existen “dos estados aptos” para organizar esa cita, el de Amazonas por un lado, y el de Pará, por otro. Como un acto simbólico para demostrar que para Brasil, uno de los países más diversos naturalmente del mundo y custodio principal de la cuenca del Amazonas – principal pulmón del mundo – que bajo el gobierno de Jair Bolsonaro ha sufrido incendios y devastación sin precedentes, la agenda climática es central.

Tanto su presencia como su discurso fueron recibidos con aplausos por una multitud de simpatizantes y miembros de la sociedad civil que participaban del evento en Sharm el Sheij, en Egipto. En este sentido, Lula prometió que una vez asuma como presidente de Brasil, librará una “lucha muy fuerte” contra la deforestación de la Amazonia, que avanzó con fuerza durante los últimos cuatro años de mandato del presidente en ejercicio Jair Bolsonaro. Vamos a “acabar con el proceso de degradación que están viviendo nuestros bosques tropicales”, proclamó.

Fuente: El país.

La Amazonia brasileña, un tema prioritario a resolver

En dicho acto, Lula también afirmó que con su regreso a la presidencia – que asumió a partir del 1 de enero – “Brasil está de vuelta en el mundo”, y entre sus trabajos como mandatario de Brasil, empezará por darle prioridad nuevamente a la agenda climática. “Brasil no puede estar aislado como lo estuvo en los últimos cuatro años”, con un gobierno que no hizo “ningún esfuerzo para conversar con el mundo”, añadió, y de igual manera, anunció la creación, por primera vez, de un ministerio de los Pueblos Originarios, “para que no sean tratados como bandidos”, y prometió “hablar mucho” con los pueblos indígenas para coordinar políticas en la Amazonía.

La visita del líder de izquierda, quien arribó el pasado martes al foro organizado por Naciones Unidas, siendo su primer viaje al exterior desde que salió ganador de las elecciones presidenciales el pasado 30 de octubre, le devuelve el resplandor político a la reunión. La cual se encuentra en un punto de enredo en negociaciones contrarreloj para poder llegar a un acuerdo “significativo” el próximo viernes – la fecha de cierre oficial del evento -.

Del mismo modo, coincido también con la celebración del día de la biodiversidad en  el cual se tratará la situación de la naturaleza global ante el cambio climático y la posibilidad de tener soluciones basadas en los ecosistemas para paliar sus efectos. En este punto, resulta importante para el político brasileño, para quien fiscalizar la situación de la Amazonía resulta ser actualmente uno de los temas claves en la transición gubernamental, con el equipo  del presidente electo enfrascado en pedir a Bolsonaro que libere los datos anuales de deforestación en la Amazonía y otros biomas del país. 

Fuente: Euronews.
Te puede interesar: En el marco de la COP27 se prepondera el rol de la energía nuclear

Avatar photo
Equipo de redacción de Escenario Mundial. Contacto: info@escenariointernacional.com

Dejá tu comentario