En un reciente artículo publicado por el South China Morning Post, titulado “¿Qué depara la segunda vuelta presidencial brasileña para los lazos con el principal socio comercial, China?”, la escritora afirma que Bolsonaro, “conocido como el Trump de los trópicos”, esperaba distanciarse de Beijing mientras que Lula podría “fortalecer los lazos y asociaciones bilaterales en el bloque BRICS”. China observa de cerca esta segunda vuelta presidencial, considerando que es el principal socio comercial y que busca potenciar sus vínculos tanto con Brasilia como en la región en general.

“Los expertos dijeron que Bolsonaro se distanciaría de China, al menos retóricamente, mientras que Lula, quien estuvo abierto al diálogo con Beijing cuando fue presidente de Brasil de 2003 a 2010, favoreció una relación bilateral más estrecha. Lula visitó China en 2004 con más de 450 empresarios, sentando las bases para una asociación económica próspera. El comercio bilateral alcanzó un récord de US$135 mil millones el año pasado, aumentando por cuarto año consecutivo a pesar del impacto de la pandemia de Covid-19”, destaca la autora de la publicación.

El artículo también destaca que las relaciones bilaterales se “enfriaron” bajo Bolsonaro desde el inicio de la pandemia por Covid-19, aunque datan desde su campaña electoral del 2018 cuando acusó a China de “intentar desindustrializar Brasil”. Esto surge en consonancia con lo explicado por Jorge Heine, profesor investigador y exembajador de Chile en China, sobre que “el tono anti-China de Bolsonaro había sido desafiado constantemente por grupos comerciales y de inversión que dependían en gran medida de China como mercado para materias primas exportadas”.  El profesor Jeff Garmany también emitió declaraciones al respecto, y destacó que muchos de los partidarios de Bolsonaro se mostraban escépticos con respecto a China y que el mandatario “jugaba políticamente con eso”. 

Por estos motivos, entre otros, China considera que debe observar de cerca las elecciones que se están gestando en Brasil. Su posición es respaldada por múltiples expertos, como la economista brasileña Karin Costa Vázquez, quien afirmó que los BRICS “podrían volver al centro de la política exterior de Brasil luego de la inclusión del bloque en el manifiesto electoral de Lula” mientras que Bolsonaro descartó esta postura. Una victoria de Bolsonaro fortalecería el tono nacionalista de la organización, mientras que la llegada de Lula ayudaría a los BRICS y les aportaría un nuevo enfoque para promover el desarrollo, algo de lo cual China puede aprovechar.

Te puede interesar: Argentina, Brasil y México se abstienen a apoyar la declaración de la OEA sobre Rusia

Redacción
Equipo de redacción de Escenario Mundial. Contacto: info@escenariointernacional.com

Dejá tu comentario