Alemania anunció el miércoles que expulsará a dos diplomáticos rusos después de que un tribunal alemán concluyera que Moscú estuvo detrás del asesinato de un checheno en Berlín hace dos años.

La ministra de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, calificó el asesinato ordenado por el Estado como una “grave violación del derecho alemán y de la soberanía de la República Federal de Alemania”. El embajador de Rusia en Berlín fue convocado para discutir la conclusión del tribunal e informado de la expulsión de los diplomáticos, dijo.

El asesinato a la luz del día en 2019 de Zelimkhan “Tornike” Khangoshvili, un ciudadano georgiano de 40 años de etnia chechena, provocó la indignación de Berlín y llevó al gobierno alemán a expulsar a otros dos diplomáticos rusos en ese momento, una medida que Rusia correspondió rápidamente.

Los dos diplomáticos expulsados ahora están vinculados a las agencias de inteligencia rusas, según fuentes de Associated Press.

Los jueces del tribunal regional de Berlín condenaron el miércoles a Vadim Krasikov, de 56 años, por el asesinato, pero dijeron que había actuado bajo las órdenes de las autoridades federales rusas, que le proporcionaron una identidad falsa, un pasaporte falso y los recursos para llevar a cabo el golpe cerca del parque Kleiner Tiergarten de Berlín el 23 de agosto de 2019.

“El gobierno central de la Federación Rusa fue el autor de este crimen”, dijo el juez presidente Olaf Arnoldi, calificando el asesinato de “terrorismo de Estado”.

Baerbock dijo que durante una llamada el martes con su homólogo ruso, Sergey Lavrov, había dejado claro que Alemania quiere un “intercambio abierto y honesto con Rusia”, y que esto debe ocurrir “sobre la base del derecho internacional y el respeto mutuo.”

“Está claro que actos como el asesinato de Tiergarten pesan mucho en esta relación”, dijo. “El gobierno alemán hará todo lo necesario para garantizar la seguridad en nuestro país y el respeto de nuestras leyes”.

EFE DMITRY ASTAKHOV/ SPUTNIK

Tras el veredicto del miércoles, el embajador de Rusia en Berlín emitió un comunicado en el que rechazaba las acusaciones de implicación rusa en el asesinato.

Preguntado por el caso en diciembre de 2019, el presidente ruso Vladimir Putin calificó a la víctima de “terrorista y asesino.”

La respuesta del Kremlin no se hizo esperar alegando que la expulsión de diplomáticos rusos es un episodio desagradable en las relaciones ruso-alemanas, pero no debería afectar en absoluto a las perspectivas de establecer un diálogo entre el presidente ruso, Vladímir Putin, y el canciller alemán, Olaf Scholz, dijo el jueves a los medios de comunicación el portavoz presidencial ruso, Dmitry Peskov.

“El episodio que han mencionado es un episodio desagradable en las relaciones bilaterales, pero creemos que no debería afectar en absoluto a las perspectivas de establecer un diálogo entre el presidente Putin y el nuevo canciller de Alemania”, dijo el funcionario del Kremlin.

Preguntado sobre si hay planes para ese diálogo, Peskov dijo: “Ciertamente. Esperamos que con el tiempo empiecen a establecer ese contacto”.

El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso expresó su profunda decepción por esta decisión y dijo que Rusia tomaría represalias proporcionadas.

Te puede interesar: Rusia y Argentina podrían llegar a comerciar en rublos en vez de dólares

1 COMENTARIO

Dejá tu comentario