Filipinas ha dicho a China que “se retire” de su zona territorial, tras denunciar que tres barcos de la guardia costera china habían bloqueado y utilizado cañones de agua contra dos barcos de suministro filipinos que se dirigían a un banco de arena ocupado por Filipinas en el disputado Mar de China Meridional.

El Secretario de Asuntos Exteriores, Teodoro Locsin, declaró que los barcos filipinos transportaban suministros de alimentos al personal militar estacionado en Ayungin Shoal (Second Thomas Shoal) cuando se vieron obligados a abortar la misión.

El gobierno filipino también condenó las acciones ilegales de los tres buques guardacostas chinos, ordenándoles que “tomen la palabra y se retiren”, recordando a China que un buque público está cubierto por el Tratado de Defensa Mutua entre Filipinas y Estados Unidos.

El hecho de que China “no ejerza la autocontención amenaza la relación especial” entre los dos países, dijo Locsin, añadiendo que ha transmitido “en los términos más enérgicos” al embajador chino en Filipinas “la indignación, la condena y la protesta” por el incidente.

En el momento de la publicación, el Ministerio de Asuntos Exteriores de China no había emitido ninguna declaración sobre el incidente.

Antes del incidente, el gobierno filipino ya había presentado una protesta diplomática contra los repetidos actos perturbadores de China hacia las autoridades filipinas que patrullan el Mar de China Meridional.

El Departamento de Asuntos Exteriores filipino (DFA) afirmó que su protesta se debía a la “emisión ilegal de más de 200 desafíos por radio, el sonido de las sirenas y el toque de las bocinas por parte de los buques gubernamentales chinos”.

La Corte Permanente de Arbitraje de La Haya desestimó en 2016 las reclamaciones de Pekín sobre gran parte del Mar de China Meridional, a favor de Filipinas y otras naciones de la región. Dictaminó que las reclamaciones de China no tenían base legal.

Brunei, Malasia, Filipinas, Taiwán y Vietnam tienen reivindicaciones contrapuestas a las de China.

La oficina del presidente Rodrigo Duterte dijo que estaba al tanto del incidente en el arrecife.

“Seguiremos afirmando nuestra soberanía, nuestros derechos soberanos y nuestra jurisdicción”, dijo el portavoz en funciones Karlo Nograles.

Antes del incidente, el asesor de Seguridad Nacional, Hermógenes Esperon, dijo que las autoridades habían notado una presencia inusual de milicias marítimas chinas cerca del atolón y de la isla Thitu, ocupada por Filipinas. China ha negado estar operando una milicia.

La semana pasada había 19 embarcaciones cerca de Second Thomas Shoal y 45 cerca de la isla de Thitu, dijo Esperon a los periodistas, y los describió como “muy agresivos”.

Te puede interesar: India, Indonesia y Filipinas se unen al programa de transición del carbón a la energía limpia del Fondo de Inversión Climática

1 COMENTARIO

Dejá tu comentario