Desde 1991, las relaciones entre Azerbaiyán y Armenia han sido tensas debido a la ocupación de Karabaj por el ejército armenio, un territorio que internacionalmente se reconoce como parte de Azerbaiyán, junto con siete regiones cercanas.

El primer ministro armenio, Nikol Pashinyan, expresó su esperanza de que en los próximos meses se logre un acuerdo de paz con Azerbaiyán. Durante un discurso en un foro de la Ruta de la Seda en Tbilisi, Georgia, mencionó que están trabajando en un proyecto de acuerdo para resolver sus relaciones con Azerbaiyán y que confía en que se complete próximamente. Además, señaló su expectativa de avanzar hacia la apertura de la frontera turco-armenia para ciudadanos de terceros países y titulares de pasaportes diplomáticos, lo que considera beneficioso para toda la región.

En 2020, Azerbaiyán recuperó la mayor parte del territorio en una guerra que concluyó con un acuerdo de paz mediado por Rusia y allanó el camino para la normalización de las relaciones. En septiembre de este año, el ejército azerbaiyano llevó a cabo una operación antiterrorista en Karabaj para restablecer el orden constitucional, resultando en la rendición de las fuerzas separatistas ilegales de la región. Con esto, Azerbaiyán ha recuperado plena soberanía en la región y ha instado a la población armenia de Karabaj a integrarse en la sociedad azerbaiyana.

Es importante destacar que la paz entre estos dos antiguos estados soviéticos tiene implicaciones más amplias, ya que los líderes de Turquía han manifestado que la normalización de relaciones con Armenia dependerá en parte de que Ereván alcance la paz con Bakú.

Te puede interesar: Argentina envía misión de Cascos Blancos a Armenia

Dejá tu comentario