En noviembre próximo, se llevará a cabo la cumbre de líderes de la Cooperación Económica Asia-Pacífico (Apec) en San Francisco, a la cual Estados Unidos ha decidido no invitar al jefe ejecutivo de Hong Kong, John Lee. La razón principal es porque Lee enfrenta sanciones impuestas por Washington desde 2020 por la polémica ley de seguridad nacional cuando era secretario de seguridad de la ciudad, motivo por el cual es catalogado como un “violador de los derechos humanos sancionado que reprime a los hongkoneses”, en palabras del senador Marco Rubio.

Cabe destacar que las relaciones entre Estados Unidos y Hong Kong han sido complejas en gran parte de la historia, principalmente por su estatus en el sistema internacional. Cuando en 1997 el Reino Unido devuelve el territorio a China bajo el acuerdo “un país, dos sistemas”, Washington no encontraba grandes oposiciones a las libertades de sus ciudadanos. Sin embargo, en el 2020 el gobierno chino impuso una ley de seguridad nacional en la región que generó grandes críticas por su potencial impacto en la autonomía de Hong Kong.

Frente a estas medidas, Estados Unidos se ha posicionado de forma determinante imponiendo sanciones a funcionarios de Hong Kong y China por ser “responsables de violaciones a los derechos humanos y erosión de la autonomía de Hong Kong”. Además, ha expresado apoyo a los manifestantes prodemocráticos y ha condenado la represión de las protestas en la región.

John Lee. Fuente: SCMP

Cabe destacar que la prohibición de la entrada fue solicitada por un grupo de legisladores estadounidenses en junio, quienes enviaron una carta al Departamento de Estado. Pero el pasado jueves, el Washington Post informó la decisión formal de Estados Unidos sobre Lee, y asistentes del Congreso confirmaron a Reuters que el Departamento de Estado había notificado oficialmente a los miembros del Congreso sobre la exclusión de Lee de la cumbre.

Frente a esta situación, la Embajada de China en Washington expresó una “fuerte oposición” a la decisión de Estados Unidos, alegando que viola las reglas de Apec y los compromisos asumidos. Sin embargo, el Departamento de Estado ha afirmado que la participación en la cumbre se realizará de acuerdo con las leyes y reglamentos norteamericanos y los principios de Apec. Además, se espera que el presidente Joe Biden envíe las invitaciones para el evento.

Te puede interesar: Preocupación en los Estados Unidos frente al avance de China en regiones clave

Dejá tu comentario