Durante la reciente cumbre de la OTAN, los líderes acordaron proporcionar mayor asistencia militar a Ucrania, aunque el tema de la futura membresía se vio lejano para Zelensky. En este escenario, la alianza trató de acercar lo más posible a Kiev en el nuevo Consejo OTAN-Ucrania, aunque sin necesariamente conformarse como un miembro. 

Tal es así que los mandatarios comunicaron que Ucrania “pueda unirse cuando los aliados esté de acuerdo y se cumplan las condiciones”. Sin embargo, en el discurso de apertura, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, declaró en una conferencia de prensa conjunta con Zelensky que ese día “se reunían como iguales” y que “espera con ansias” el día en que se encuentren como aliados.

Diario Público

Pese a todo, Zelensky declaró que “los resultados de la cumbre son buenos, pero si hubiera una invitación, sería lo ideal”. El mandatario fue crítico pero acertado, ya que el tema de la adhesión sigue en agenda desde hace un tiempo. En el mientras tanto, Ucrania continúa batallando una guerra desgastante con Rusia.

Por obvias razones, tanto la futura membresía como el desarrollo del conflicto con Rusia fueron los temas principales de la cumbre. “Tenemos que quedarnos fuera de esta guerra pero ser capaces de apoyar a Ucrania. Logramos ese acto de equilibrio muy delicado durante los últimos 17 meses. Es en beneficio de todos que mantengamos ese acto de equilibrio”, declaró el primer ministro belga, Alexander De Croo. En consonancia, el primer ministro británico, Rishi Sunak, comunicó que “apoyar el progreso de Ucrania en el camino hacia la membresía en la OTAN enviará una fuerte señal al presidente Putin y devolverá la paz a Europa”.

El Mundo

A pesar de las diferencias y la falta de una ruta clara hacia la membresía, los líderes de la OTAN destacaron la unidad y el apoyo a Ucrania y se acordó un nuevo marco del G7 para brindar seguridad a largo plazo al país. La incertidumbre sobre la membresía de Ucrania en la OTAN refleja la complejidad de intereses y los desafíos que enfrentan los miembros. Y aunque el compromiso de apoyo a Ucrania es evidente, definir el fin de las hostilidades y lograr un consenso entre los miembros sigue siendo un problema que queda sin respuesta. 

Te puede interesar: La reacción rusa ante la cumbre de la OTAN

Valentina Borghi Ponti
Licenciada en Gobierno y Relaciones Internacionales (UADE), con interés en Medio Oriente, el Mediterráneo y los recursos energéticos

Dejá tu comentario