El gobierno argentino se encuentra en conversaciones para renovar y posiblemente ampliar su línea de intercambio de moneda con China, según informó una fuente del banco central el miércoles. Esta iniciativa surge en medio de la preocupación por las reservas internacionales en caída libre, las cuales amenazan la capacidad del país sudamericano para cumplir con sus pagos.

Argentina tiene acceso libre a unos $5 mil millones como parte del acuerdo de swap de moneda con China, el cual asciende a 130 mil millones de yuanes (18.810 millones de dólares). Ambos países activaron la porción utilizable en enero para ayudar a fortalecer al debilitado peso argentino.

La fuente gubernamental indicó que el banco central está “avanzando hacia la renovación del swap y discutiendo la posibilidad de aumentar el monto no restringido”, con el objetivo de tener un acuerdo listo para firmar a fines de mayo.

“La idea es tener todo sellado para viajar y firmar a fin de mes”, agregó la fuente. Se espera que el ministro de Economía, Sergio Massa, y el presidente del banco central, Miguel Pesce, viajen a China del 29 de mayo al 4 de junio.

Consultada sobre el acuerdo de intercambio, una fuente del Ministerio de Economía señaló que podría haber novedades durante el viaje, pero no brindó detalles.

El sombrío panorama de la economía nacional

Argentina necesita reconstruir sus reservas para cubrir los costos comerciales, los futuros pagos de deuda y cumplir con los objetivos económicos establecidos en su programa de préstamo de 44 mil millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el cual está buscando reformular en la actualidad.

China ha estado promoviendo el uso internacional de su moneda, el yuan, como rival del dólar estadounidense, ganando terreno en América del Sur, donde es el principal socio comercial de muchas economías regionales.

En abril, Argentina anunció que comenzaría a pagar por las importaciones chinas en yuanes en lugar de dólares, una medida destinada a aliviar las menguantes reservas de dólares del país.

Las reservas de divisas extranjeras de Argentina han disminuido considerablemente este año debido a una importante sequía que afectó las exportaciones de cultivos como el maíz y la soja, y a la debilidad del peso, presionado por una inflación anual del 109% y la incertidumbre política previa a las elecciones de octubre.

Te puede interesar: La Unión Europea se acerca a acuerdos con Argentina sobre materiales críticos

1 COMENTARIO

  1. ESPERO QUE NO LE OTORGUEN NINGÚN PRÉSTAMO POR QUE SE LO VAN A “PATINAR”, Y CADA VEZ NOS ENDEUDAMOS MÁS. LO QUE NESECITAMOS ES QUE SE VAYAN Y NO QUE LES PRESTEN DINERO.

Dejá tu comentario