El Servicio de Hidrografía Naval, dependiente del Ministerio de Defensa, anunció que se inició a bordo del rompehielos ARA “Alte Irízar” un seguimiento minucioso del témpano gigante que se desprendió, el pasado 23 de enero, de la barrera de hielo Brunt ubicado en el sur del mar de Weddell, en el Sector Antártico Argentino. 

A bordo del Rompehielos A.R.A. “Alte. Irízar”, personal especializado en glaciología marina, se encuentra analizando diariamente la información de diferentes sensores satelitales, lo que permite un asesoramiento en tiempo real de las condiciones glaciologicas en las zonas de navegación que pueden afectar las tareas logísticas y científicas que se realizan durante la Campaña Antártica de Verano.

El organismo brindó una serie de imágenes – que reciben del satélite SAOCOM 1A y 1B – donde se puede observar el reciente proceso de ruptura y explicaron: “Ha comenzado de una manera acelerada debido a que en la zona se encuentran grandes espacios de aguas libres. Esta situación corresponde a los meses de enero y febrero donde se produce la apertura de un canal de agua extenso en el sur del mar de Weddell, que permite el ingreso del rompehielos y el acceso a las cercanías de la Base Antártica Conjunta Belgrano II para realizar el reaprovisionamiento logístico de la Base Antártica Conjunta más austral de la República Argentina en el Continente Blanco”.

Ministerio de Defensa

Además, también se informó que el nombre asignado a este témpano es el de A81, siendo la letra A la que corresponde a los témpanos originados en el mar de Weddell y la numeración correlativa desde que se tienen registros de estos procesos de desprendimiento de masa desde las barreras de hielo, denominado Proceso de Calving. 

Y para saber cuál puede ser el futuro desplazamiento del témpano A81, el Servicio de Hidrografía Naval ha realizado “una comparación con lo ocurrido durante el 2021, cuando se produjo la primera ruptura del témpano A74 en esa misma barrera de hielo, pudiendo entonces establecerse una posible ruta de deriva que se ve favorecida por la falta de hielo marino en la región”.

ComputerHoy

En este sentido, desde el año 2021 el Servicio de Hidrografía Naval detalló que “mantiene una permanente vigilancia sobre la zona a través del uso de las imágenes satelitales de los satélites argentinos que conforman la constelación SAOCOM”. Dicha información es suministrada por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) en lo que se denominan tiempos operativos, es decir, “con una regularidad y frecuencia que permite día a día conocer los avances de las grietas en el hielo”.

Además, diariamente, y desde la ruptura del témpano A81, informó que se realizan a bordo “briefings glaciológicos” donde se analizan “las distintas derrotas que el Rompehielos, en su camino a la Base Belgrano II, pueda realizar de manera segura”. Y se destacó que “abordo se cuenta con dos helicópteros Sea King de la Armada Argentina con la capacidad de realizar vuelos glaciologicos donde embarca personal especializado para analizar la situación in situ y de manera visual, lo que permite aumentar la seguridad náutica de la embarcación y proveer datos de importante valor científico”.

Fuente: Ministerio de Defensa argentino.

Te puede interesar: Argentina construirá tres laboratorios de investigación en la Antártida

1 COMENTARIO

  1. A destacar las enormes capacidades que brinda la constelación SIASGE compuesta por nuestros SAOCOM con radar banda L y los satélites de la agencia espacial Italiana en banda X, queda demostrada la necesidad de contar con un plan espacial nacional y sensores propios, esto nos permite ejercer soberania en nuestras areas de interes, en este caso guiando con seguridad a nuestro único rompehielos en su trabajo de abastecimiento de las bases antárticas argentinas.

Dejá tu comentario