Chile se ha unido a Argentina para pedir la creación de un área protegida en la Antártida. La petición fue presentada ante la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR). El objetivo es prohibir la pesca de krill en las zonas de alimentación de los pingüinos y otras especies de la región antártica.

El establecimiento de áreas marinas protegidas en el seno de la “CCAMLR” es un asunto complejo, más aún cuando las decisiones se toman por consenso.

El organismo ya ha fracasado varias veces, incluso en la cumbre de 2019, cuando la idea de establecer áreas marinas protegidas fracasó por octava vez consecutiva.

El debate contó con la oposición de Rusia y China.

Meganoticias

“En un momento de creciente pérdida de biodiversidad y amenazas del cambio climático, es desesperante que la CCAMLR haya fracasado por octavo año consecutivo en la protección de las aguas antárticas”, dijo entonces Andrea Kavanagh, de The Pew Charitable Trusts.

Fundada en 1982, la CCAMLR trabaja para proteger la vida marina de la Antártida.

Cuenta con veinticinco países miembros, entre ellos la Unión Europea, Australia, Alemania, Argentina, Bélgica, Brasil, Chile, China, Corea del Sur, España, Estados Unidos y Francia, entre otros.

Las propuestas europeas y la demanda chileno-argentina están siendo examinadas de cerca por Rusia, que duda de la iniciativa.

Los funcionarios estadounidenses están haciendo un seguimiento de las dudas de Rusia.

La Subsecretaria de Estado de Estados Unidos, Mónica Medina, apuntó a Rusia, declarando al diario australiano Guardian que era “hora de que retiren sus objeciones y se pongan del lado de la conservación”.

Te puede interesar: Guido de Caso: “El Tronador II le puede dar a Argentina la capacidad de independizarse para acceder al espacio”

1 COMENTARIO

  1. La depredación marítima nunca va a estar de acuerdo con proteger la Antártida y sus inmediaciones, menos las áreas del Atlántico y el Pacífico Sur que representan zonas estratégicas del planeta.

Dejá tu comentario