Luego de la orden del presidente ruso Vladimir Putin de movilizar sus fuerzas contra Ucrania, diversos países reaccionaron al hecho. Algunos repudiaron el accionar de Moscú, mientras que otros, como China, pidieron moderación a todas las partes como también observar la situación “de cerca”.

Beijing no solo pidió que la situación no se catalogara como una invasión, sino que también exigió que la situación “no se salga de control”. 

Quien comunicó la posición de China fue la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Hua Chunying, en una conferencia de prensa regular en la que se le preguntó repetidamente si Beijing condenaba o no las acciones.

Hua calificó el término de “invasión” como “prejuicio” y evadió las preguntas que le hicieron sobre si China estaba o no en contacto con los líderes de Rusia y Ucrania. 

La funcionaria explicó a los periodistas que “el tema de Ucrania tiene antecedentes históricos muy complicados” y fue el resultado de “varios factores”, aunque China en ocasiones anteriores juzgó a Estados Unidos y sus aliados por exagerar la crisis. 

Otros funcionarios, como el embajador chino ante Naciones Unidas, Zhang Jun, sostienen que todavía hay espacio para la diplomacia.

Por su parte, la embajada de China en Ucrania advirtió a sus ciudadanos que estén alertas ante cualquier disturbio grave y que no salgan de sus hogares si no es necesario.

Te puede interesar: Reunión de emergencia del G7 por la invasión de Rusia a Ucrania

Redacción
Equipo de redacción de Escenario Mundial. Contacto: info@escenariointernacional.com

1 COMENTARIO

Dejá tu comentario